12 dic. 2011

Principio y fin


Yo soy la estrella más diminuta que verás en el cielo. Yo soy la estrella guía que te acompaña noche y día. Yo soy esa estrellita que está pérdida, olvidada, confundida.       
       ¡Largo! ¡QUÉ TE VAYAS! No escuches los lamentos quejumbrosos de un alma muerta que deslumbra en el firmamento azulado. ¡Vete! No mires a un muerto llorar en silencio. ¡No me mires! ¿Qué no entiendes? ¡Deja de mirarme!


        Yo soy la estrella que nunca abandona a nadie. Yo soy la estrella que nadie nota. Yo soy esa diminuta estrella que protege tus noches en vela y entiende los motivos de tu sonrisa amarga.
        ¡Vete! ¡Déjame, que quiero estar sola!, para poder gritar muda. Almas muertas, luces del cielo, faroles de la soledad, auroras de voluntad, sacrificios de la humanidad, eso somos todas nosotras.
        Yo soy la esperanza disfrazada de estrella, yo soy la estrella cubierta de luces y sombras, yo soy la luz y la sombra con antifaz de alfa y omega. Soy…
        Soy…
        Soy….
        ¿Qué soy yo? ¿Quién soy yo? ¿Qué hago aquí? ¡Suéltenme! Quiero volver allá abajo. Ya no quiero ser esto que soy, pero ¿qué soy? ¿Qué soy? ¿Dónde estoy? ¿Quiénes son ellas?
        Ya recuerdo, ellas son yo, yo soy ellas, todas de diferente vida. ¿Qué somos? ¡Joder! ¡No te rías! Dime, ¿qué es lo que somos? No sonrías así, no lo hagas, no, por favor no. ¡Ah! Duele, ¿por qué duele tanto? ¿Por qué?
        -Porque eres principio y fin, tu destino es sufrir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario