12 dic. 2011

El nuevo destino

Soy solo una piedra más que hay en el camino de la vida, sencillamente una piedra en la vida de todos ustedes, que para bien o para mal, se atravesó en tu camino.
        Soy una piedra orgullosa, ególatra e insignificante pero no me importa, porque soy la piedra que aprendió a caminar sin piernas, aprendió a abrazar sin brazos, aprendió amar sin ser amada, aprendió a volar sin alas.



       Soy la piedra más pequeña con aires de grandeza, soy esa piedra, esa tonta piedra educada, sensible y embustera. Simplemente una piedra que nació muerta y que día a día aprende a vivir.
        Ese es nuestro único destino,  es por eso que nada debe importarnos a los de nuestra clase, salvo el intentar vivir en esta era y en este tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada